Parroquia San Felipe Neri

Congregación Hijos de Santa María Inmaculada

“State buoni se potete, tutto il resto è vanità”

“Esten buenos si pueden, todo el resto es banidad”

Nuestro Patrono San Felipe Neri

Saludo del párroco:

Quisiera dejar mi saludo y mensaje al comenzar este nuevo servicio ministerial como guía y pastor de esta comunidad parroquial. La base de mi mensaje está tomado de la homilía que realizo el miércoles Santo, el Cardenal Bergoglio en la misa Crismal celebrada en la Catedral de Buenos Aires, junto a todo el clero arquidiocesano, celebrando también el día de la Institución del sacerdocio. Leer más...

 

 

Felipe nació en 1515. Su padre era notario abogado, con aficiones de alquimista: la primera enseñanza la recibió con los Dominicos. De Florencia su ciudad natal, fue a Roma, donde estudió filosofía. Gustaba de las humanidades y escribía poesías. Llegó a dominar el latín y compuso elegías en esa lengua. Al cumplir 30 años regaló sus libros, quemó sus poesías e ingresó en el seminario. A medida que aumentaba en edad, crecía en él la caridad. Visitó hospitales y en ellos trasmitió la fe y la paciencia a los desventurados.

Después se lo ve rodeado de jóvenes. Los busca en los ambientes más pobres. Los hospeda y alimenta. A través de la música, que les enseña, ellos se sienten trasformados: Los hace cantar y los dirige en representaciones teatrales.

 

Termina su preparación sacerdotal y es ordenado en 1551. “El sembrador de alegría”. Alimenta, guía, fortifica. Es el director espiritual de sus fieles, bucea en el alma de sus hermanos con el gran amor que siente por la doctrina. Hombres jóvenes y con frecuencia los padres y parientes de esos muchachos, llegan desde lejos, en busca del maestro Felipe Neri.

 

Siguen llegando discípulos. ¿Dónde reunirlos? Resuelve entonces fundar el instituto del Oratorio, cuyo único vínculo debía ser la caridad. Se trataba de intensificar la piedad en el pueblo mediante reuniones en la que se le suministraba instrucción religiosa.

 

Las diversas casas eran independientes. En cada una, sacerdotes seculares y sin voto, reconocían la autoridad de un jefe elegido, cuyas funciones duraban tres meses. La congregación del Oratorio fue fundada en 1757 y confirmada por el Papa Gregorio XIII. Felipe Neri alcanzó dilatada fama como confesor; en esta función fue muy solicitado. Fue confesor de San Ignacio de Loyola y amigo del cardenal Boronio, el autor de los Anales eclesiásticos.

 

Empleó toda su vida en bien del prójimo. Los afligidos fueron por él consolados; aconsejó a los que dudaban, levantó a los caídos y convirtió a los herejes, entre ellos el celebre Paleólogo.

Felipe murió el 26 de mayo de 1795. Su sepulcro se halla en Roma, en la iglesia de los trinitarios, una de cuyas cofradías, dedicada a socorrer a enfermos y peregrinos, él había colaborado a fundar.

La nota principal de San Felipe Neri fue la alegría; se lo ha llamado el más alegre de los santos. Restauró la practica de la comunión frecuente y es uno de los santos protectores de la ciudad de Roma.

La Congregación Hijos de Santa María Inmaculada (HSMI) fue fundada por el Ven. Sac. José Frassinetti en 1860 y reconocida como Congregación de Derecho Pontificio en 1904.

 

Su Casa General se encuentra en Roma, Italia, y además posee obras en Argentina, Chile, México, Polonia, Filipinas y Ucrania. Leer más...

©Copyright 2017 Parroquia San Felipe Neri. Todos los derechos reservados.